sábado, 25 de abril de 2015

"La tienda roja" (Anita Diamant)



"Su nombre era Diná y en la Biblia apenas se la menciona para referirse a un violento suceso de venganza que protagonizaron su padre, Jacob, y sus hermanos, Simeón y Leví. Pero Diná era mucho más que una simple hija. Y ésta es mucho más que una simple historia"








Durante mucho tiempo la cadena de televisión Antena 3 anunció el estreno de una miniserie de dos episodios basada en un libro llamado "La tienda roja". Fueron tantas las veces que anunciaron ese estreno que al final fue inevitable que tuviese ganas de verla. Y así lo hice. Dos días después estaba pidiendo el libro por Internet, la semana que pasó hasta que por fin lo tuve en mis manos se hizo demasiado eterna.






"La tienda roja" cuenta la historia de Diná, la única hija de Jacob, un personaje bíblico. Pero esta no es una historia sobre religión, al contrario, aquí Dios sólo es mencionado como una creencia de los hombres (las mujeres del libro tienen otra religión) y que se mezcla con otras muchas religiones antiguas y dioses que ya han sido olvidados hace tiempo. En este libro seguiremos los pasos de personajes del antiguo testamento en su día a día; con ellos y con sus familias  veremos, por fin, un punto de vista diferente al que nos cuenta la Biblia: el de las mujeres. 

Diná es una joven hija de cuatro madres, soñadora, algo ingenua y no del todo convencida con la posición que las mujeres tenían en su época. Ella nos cuenta su historia, que comienza mucho antes de su nacimiento, cuando su padre llegó al campamento donde vivían sus madres y de cómo, una vez allí, se enamoró de Raquel. Con el paso de los años Jacob se casó con las cuatro hijas del patriarca: Lía, Raquel, Zilpá y Bilhá. Y tuvo con ellas doce hijos, entre ellos Diná y José (al que en la Biblia se le conoce como el interprete de sueños que alertó al faraón de que se avecinaban siete años de buenas cosechas y después otros siete años de sequía), quien también tiene mucha importancia en esta historia. 

Tras una infancia feliz y alejada de los problemas del mundo, Diná sigue a su familia en un viaje que les lleva a su nuevo hogar. Y será allí donde comience su verdadera historia. Junto a ella conoceremos a su primer amor, la crueldad de su familia, el odio de sus hermanos; viajaremos con ella a Egipto y seguiremos sus pasos durante los años siguientes. Conoceremos la sociedad del antiguo testamento y el papel de las mujeres en ella. Y gracias a Anita Diamant podremos conocer las costumbres de esa época y sus distintas formas de ver la vida. 

Me gustó mucho el estilo con el que se escribió el libro. Esta escritora consiguió envolverme completamente en su historia hasta el punto de no ser capaz de notar como pasaba el tiempo. Sus personajes, tan diferentes entre ellos, me enamoraron y no ha habido ni uno solo que me pareciera innecesario o prescindible. Todos tenían algo que aportar y la historia de Diná no habría sido la misma si alguno de ellos hubiera faltado. Me ha gustado poder profundizar en ese mundo al que nunca le había prestado mucha atención. Siempre me han interesado más los libros ambientados en la actualidad o en la época Victoriana, pero muy pocas veces, por no decir nunca, he leído libros ambientados en épocas anteriores. Ha estado bien poder abrir esa puerta en mis lecturas y ya estoy eligiendo nuevos libros que comparten una ambientación parecida a la de "La tienda roja"


Lo que más me ha gustado ha sido poder conocer la época en la que está ambientada el antiguo testamento ya que desconocía muchas de sus costumbres y también poder conocer, aunque fuese superficialmente, las religiones que estuvieron antes de las actuales y que ahora están olvidadas. Me gustaron especialmente los personajes de Diná y José, aunque hubiese preferido que el segundo tuviese tanto protagonismo en el libro como lo tuvo en la serie. En ese sentido libro y serie se complementan perfectamente, ya que lo que a uno le falta, el otro se lo proporciona. 

Lo que menos me ha gustado. Más que no gustarme hubo un detalle que me hizo detener la lectura en varias ocasiones. Una gran cantidad de los personajes que salen en este libro son personajes bíblicos que tienen sus propias historias, independientes de la protagonista. Muchas veces la autora da por hecho que los lectores conocemos sus historias, por lo que en bastantes ocasiones hace referencias a ellas sin explicarlas antes. Por mi parte, sólo conozco a los personajes más básicos de la Biblia y no soy lo bastante cercana a la religión para que, al menos, me sonasen esas historias. Al final tuve que parar varias veces la lectura y buscar en Internet quienes eran ellos y que es lo que habían hecho para poder entenderlo todo bien. Por tanto, la única crítica que podría hacerle a este libro es que le falta algunos pies de página que expliquen bien los detalles, por lo demás no ha habido nada que no me gustase.  



Con respecto a la serie. La diferencia que hay entre el libro y su adaptación son sobre todo detalles, y excepto un par de escenas y personajes, lo cambios no son demasiado grandes como para mencionarlos. Desde mi punto de vista, tanto la serie como el libro se disfrutan por igual. Lo que más me gustó de la serie es que le presta atención a partes del libro en las que la autora apenas se detiene, lo que nos permite profundizar un poco más en ellas y entender bien las relaciones entre los distintos personajes. Además, en la serie te explican algunas de las historias bíblicas que en el libro daban por hecho, por lo que no hace falta buscar más información. No hubo nada en especial que no me gustase de la serie. 

En resumen, no sabía que esperar cuando encendí el televisor para ver esa serie que Antena 3 no dejaba de nombrar y tampoco esperaba que me gustase tanto como para comprar el libro en seguida. Tal vez no es la clase de libro que le recomendaría a todo el mundo desde el principio, pero si dudáis, darle una oportunidad porque tal vez os llevéis la misma sorpresa que yo. 


Más vídeos en Antena3



"Nadie se ha acordado de mis habilidades como partera, ni de las canciones que cantaba, ni del pan que cocía para mis insaciables hermanos. No quedó nada, aparte de algunos detalles dispersos acerca de aquellas semanas pasadas en Siquem. Pero había mucho más que contar..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...