lunes, 8 de junio de 2015

"El viento nocturno" por Emily Brontë



En la suave medianoche del estío,
una luna despejada brilló
a través de nuestra ventana
y los rosales bañados en rocío.

Me senté en la reflexión silenciosa;
el viento suave agitó mi cabello;
me dijo que cielo era un destello,
y la tierra durmiente, justa.

No necesité sus toques
para alimentar estos pensamientos;
así y todo susurró, diciendo,
"¡Cuán oscuros serían los bosques!"

"Las hojas gruesas en mi murmullo
crujen como en un sueño,
y de sus incontables voces es dueño
un instinto que parece arrullo"

Dije,"Ve, apacible murmurante,
tu cortés melodía es única:
pero no pienses que su música
tiene poder para alcanzar mi mente"

"Juega con la flor perfumada,
la rama tierna del joven árbol,
y deja mis sentimientos humanos
en su propio cauce inquieto"

El vagabundo no me oyó:
su beso se entibió cálidamente;
"¡Oh, ven!" suspiró dulcemente;
"Seré yo contra tu voluntad"

"¿No fuimos amigos en la infancia?
¿No te he amado hace mucho tiempo?
Mientras tú, la noche solemne,
mi canto despertabas con tu silencio"

"Que cuando repose tu corazón
bajo la fría lápida de cemento,
Yo tendré tiempo para el lamento,
y tú para estar sola"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...