domingo, 27 de septiembre de 2015

"El águila de la novena legión" (Rosemary Sutcliff)

"En el año 117 d. C. la Novena Legión Hispánica se internó en las nieblas de Caledonia y entró en la leyenda, pues nadie tuvo nunca más noticia de ella ni de los hombres que la integraban. Veinte años después, Marco, hijo de uno de los centuriones de la desdichada legión, recala en Britania con su unidad de auxiliares galos. Gravemente herido durante un levantamiento de la población britana de origen celta, debe abandonar el servicio, pero se le presenta la oportunidad de correr la mayor aventura de su vida porque al norte del Muro de Adriano, entre las tribus todavía por conquistar, corre el rumor de que ha reaparecido un poderoso amuleto de guerra: el Águila de una legión romana. Sólo puede ser el Águila de la Novena y Marco se internará en las brumas del norte para arrebatar el trofeo a los bárbaros, devolver el honor a la legión de su padre y resolver el enigma de su misteriosa desaparición"



Cuando se habla de la Novena Legión romana, se habla de una de las unidades más temidas del ejercito romano de principios del siglo II d.c y la cual desapareció misteriosamente de los registros romanos, dando lugar a numerosas leyendas que inspirarían libros y películas a lo largo del tiempo. Son muchos los escritores que han dedicado libros a la legión perdida, y entre ellos se encuentra Rosemary Sutcliff con su novela "El águila de la novena legión" que marca el inicio de una saga no consecutiva ambientada en la antigua época romana.




Marco Flavio Aquila es un joven centurión que vive marcado por la desaparición y segura muerte de su padre varios años atrás, cuando éste formaba parte de la Novena Legión. La pérdida del estandarte de la legión trajo la deshonra a todas las familias de los que formaban parte de ella y el deseo de Marco de limpiar el nombre de su padre. Cuando parece que por fin está consiguiendo su objetivo, una lesión en pleno combate pone fin a sus sueños y se ve obligado a abandonar el ejercito. Con la pierna y orgullo heridos, Marco es acogido en casa de su tío donde debe comenzar una vida nueva y volver a planear su futuro. Al menos así es hasta que rumores sobre el estandarte perdido empiezan a circular y llegan a oídos de Marco. Acompañado por Esca, un esclavo britano, antes hombre libre, al que salvó la vida en la arena del circo, decide  internarse en las tierras no exploradas por Roma, buscando el honor perdido de su padre y, tal vez, poder descubrir que fue lo que realmente sucedió con la Novena Legión.

Hace muchos años que vi por primera vez la película "La legión del águila" y no fue hasta ahora que descubrí que la película que tanto me gusta está basada, en realidad, en un libro con distinto nombre. Como es evidente, en seguida me hice con un ejemplar y me entregué a una lectura que, aunque distinta, ha conseguido atraparme tanto como su adaptación. La historia, dirigida principalmente para un público adolescente, me ha parecido entretenida y con un buen ritmo que, si te dejas atrapar, te lleva rápidamente hasta su final dejándote con ganas de saber un poquito más. Pero mas que la historia en sí, lo que más me ha interesado han sido los personajes que Rosemary Sutcliff construyó con tanto cuidado y tantos matices insinuados, que permiten al lector inventar parte de sus vidas. Además, las relaciones entre dichos personajes, especialmente entre Marco y Esca, llegan a tener tanta fuerza que terminan siendo lo que más recuerdas una vez finalizada la lectura.

Pese a todo, no hay que olvidar que se trata de una novela dirigida a un publico algo más joven del que se suele esperar en este género y por tanto la autora no profundizó tanto en los detalles históricos como me habría gustado y también es más suave de lo que uno podría pensar al ver un libro de romanos. Sin embargo, es una muy buena introducción para un género que me apetece  mucho empezar a explorar.

Lo que más me ha gustado, la relación entre Esca y Marco, sin lugar a dudas. Casi desde el primer momento que comparten escena, la química entre ambos personajes es evidente y la relación entre ellos se desarrolla de una forma natural, con altibajos por supuesto, pero llegando a convertirse en un lazo tan profundo que deja huella en ambos a lo largo del libro. Esa relación y sus conversaciones son, sin lugar a dudas, lo que más me ha gustado de esta lectura.

Lo que menos me ha gustado, la falta de detalles históricos. Como dije antes, es normal que dado el público al que está dirigido no se profundice tanto en el contexto o forma de vida de los antiguos romanos y britanos pero es una lástima que una historia como esta no tenga ese respaldo que podría llamar la atención de un público más amplio. Además, es evidente que la escritora sí era una experta de la época sobre la que escribía, ya que muchas veces me encontré con expresiones, objetos o palabras que la autora daba por hecho que el lector conocía y que por tanto no explicaba, lo que me dificultó un poco la lectura en algunas partes.




Con respecto a la película, como dije antes película y libro son muy diferentes. Sin embargo, ambas se pueden disfrutar por igual ya que aportan distintos puntos de vista y escenas que se podían echar en falta en una u otra versión. El problema del libro, por ejemplo, podría ser que esa gran amistad que yo he marcado como favorita, podría ser poco creíble en circunstancias reales. Esca era un hombre y guerrero libre que luchaba contra los romanos antes de ser capturado y convertido en esclavo, y sería lógico pensar que su antiguo odio hacia los romanos se mostrase de vez en cuando contra Marco. Y aunque el libro si que tiene algunas escenas de tirantez entre ellos, ésto mucho más llamativo en la película. Por tanto, y para mí, las formas de ver esta relación en libro y película se complementan aportando una el lado que la otra no muestra. Concluyendo, si buscas el libro en la película no lo vas a encontrar, y si buscas la película en el libro te volverás a llevar un chasco, así que lo mejor es disfrutar ambas y pensar que más que una adaptación, ambas parten de la misma idea y ambas cuentan dos historias apasionantes.


En resumen, tal vez "El águila de la Novena Legión" no sea el mejor libro de género histórico que te puedas encontrar pero sí que es una gran introducción a otro tipo de lecturas que, desde luego por mi parte, vale la pena investigar. Es una historia ligera y rápida, con muy buenos personajes y la introducción perfecta a una saga que estoy deseando continuar. 




"Un artesano britano hizo la funda, sí, pero siguiendo un diseño romano. Uno que ha vivido tanto tiempo bajo las alas de Roma, él y su padre antes de él, que ha olvidado los caminos y el espíritu de su propio pueblo. Son los constructores de los malditos muros de piedra, los creadores de los caminos rectos, de la justicia regulada y de las tropas disciplinadas. Lo sabemos, lo sabemos muy bien. Sabemos que vuestra justicia es más segura que la nuestra, y nos rebelamos contra vosotros y vemos cómo nuestras huestes se rompen contra la disciplina de vuestras tropas, cómo el mar se rompe contra las rocas. Y no lo entendemos porque todas esas cosas pertenecen al diseño ordenado y sólo las curvas libres del umbo del escudo son reales para nosotros. No comprendemos. Y cuando llega el momento en que empezamos a comprender su mundo, demasiado a menudo perdemos el entendimiento del nuestro"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...