domingo, 21 de febrero de 2016

"La piedra lunar" (Wilkie Collins)


"Un precioso diamante de color cambiante conocido como la Piedra Lunar es robado de la estatua de un dios hindú por un oficial inglés pese a la maldición que protege la piedra. Años más tarde, su sobrina, una joven adinerada de la sociedad victoriana, hereda la joya por su cumpleaños. Pero la piedra no viaja sola. Tres hindú es siguen sus pasos para recuperar la piedra sagrada. ¿Serán ellos los culpables de la desaparición de la Piedra Lunar esa misma noche? ¿ O alguien se les ha adelantado?"







Cuando pensamos en la novela clásica en seguida vienen a nuestra mente nombres como Charles Dickens, Jane Austen, Oscar Wilde...si pensamos en novelas de detectives surgen personajes como Sherlock Holmes o Hércules Poirot. Es inevitable, les conocemos desde hace años, el cine y la literatura les explotan tanto como pueden y es difícil que podamos plantearnos otras opciones que, sin embargo, existen. Wilkie Collins, por ejemplo, fue un prolífico escritor del siglo XIX  al cual se le atribuye una parte del nacimiento del género policíaco gracias a novelas como "La dama de blanco" y "La piedra lunar". Un escritor muy conocido y a la vez muy olvidado que sin embargo hoy quiero convenceros de darle una oportunidad, y para ello voy a hablaros de su obra "La piedra lunar"




Todo comienza la noche del cumpleaños de la joven Rachel Verinder, cuando su primo y pretendiente, Franklin, le hace entrega de un precioso diamante conocido como la piedra lunar, que el tío de ambos dejó en herencia a su sobrina tras su muerte. Sin embargo, el diamante trae consigo una oscura historia que hace reticente a Franklin de entregárselo por temor a que algo malo suceda, y más cuando se da cuenta de que tres hombres venidos de la India empiezan a rondar la casa desde el mismo día de su llegada. Indeciso sobre lo que debe hacer, Franklin recurre a amigos de la familia para que le aconsejen e incluso llega a plantearse esconder la existencia del diamante para que su prima nunca sepa de él. Como es evidente, ninguno de sus planes llega a buen puerto y termina cumpliendo su deber legal de entregar el diamante la noche del cumpleaños de Rachel, al cual están invitados varios familiares y amigos. La joya es preciosa y en seguida atrae las miradas y la admiración de todos los presentes, lo que lleva tanto al primo como a la madre a recomendar a la joven que tenga cuidado, consejos a los que ella resta importancia insistiendo en que ella misma se encargará de guardar el diamante en su habitación y que nada malo iba a sucederle mientras estuviese bajo su cuidado. Una promesa que sin embargo no pudo cumplir. A la mañana siguiente, para sorpresa de todos, el diamante ha desaparecido y lo que debía ser una "sencilla" investigación por robo se convierte en algo mucho más complicado cuando una conmocionada Rachel decide expulsar a los policías de la casa para que dejen de investigar y se niega a hablar con sus familiares sobre lo sucedido. Múltiples narradores se unen para contarnos una historia en la que nada, ni nadie, es lo que parece a simple vista y que para descubrir la verdad hay que plantearse posibilidades que ni siquiera se nos ocurriría pensar. 



Me enamoré de este libro sólo con sus primeros capítulos. Normalmente no me llaman mucho la atención los libros sobre investigaciones de asesinato o robos, pero Wilkie Collins tiene una forma muy especial de contar las cosas y de presentar personajes inolvidables que nos van atrapando poco a poco en una historia complicada y llena de giros argumentales que nos catapultan a un final que, desde luego para mí, es muy difícil de predecir. Los primeros capítulos se hacen algo lentos, ya que nos introduce los distintos tiempos en los que transcurre la historia y nos describe a los personajes principales que participan en ella. Puede resultar algo pesado al principio pero desde el momento que desaparece la piedra resulta muy difícil despegarse de las páginas. Mientras leía pensé en unas cien hipótesis sobre lo que había sucedido realmente con la piedra y ninguna llegaba a convencerme del todo, cambiaba de opinión a las pocas páginas y sospeché absolutamente de todos los personajes menos de la persona que realmente la había robado. Puede que vosotros mismos tengáis vuestros propios sospechosos tras leer todo lo que os he contado sobre el libro pero os puedo asegurar que casi todos vosotros, si no sois todos, os equivocáis al pensar en esa persona. Lo cierto es que la historia es muchísimo más complicada de lo que parece a simple vista en parte debido a la gran cantidad de personajes que participan en ella pero también porque el escritor sabe perfectamente lo que debe decir o mostrar para confundir al lector y llevarle exactamente por el camino equivocado. 

Lo que más me ha gustado ha sido el estilo de narración que escogió el escritor para contar esta historia. "La piedra lunar" es un libro contado desde múltiples puntos de vista que, sin embargo, se complementan muy bien entre sí, sin dar la sensación de perder el control o perderse entre los muchos narradores que pueblan las páginas. Narrado como si fuese una crónica, cada narrador es también un personaje que ha ido presenciando los hechos que cuenta y que ha participado activamente en la historia, por lo que no hay personas más indicadas que ellos para explicar al lector lo que realmente sucedió con el diamante. Lo divertido de este método es que cada narrador tiene su propio punto de vista de los hechos, sus propias ideas y sus propias teorías sobre lo que sucedió, y aunque ellos obviamente ya saben lo que pasó realmente la noche del robo, se divierten ocultando la verdad al lector y dando sólo aquellas pistas que ellos mismos tenían a lo largo de la investigación. Una de las cosas que más me divirtió de estos narradores es que muchos no se llevan bien entre sí y hay momentos en  los que incluso llegan a discutir entre ellos o a replicarse olvidándose de que el verdadero objetivo de lo que están haciendo es contar una historia. Desde luego es un estilo muy fresco y divertido de contar una historia, que ayuda a amenizarla en aquellos momentos que corre el riesgo de volverse un poco aburrida. 





Lo que menos me gustó, lo cierto es que hay muy pocas cosas que no me han gustado sobre este libro pero sí que hay un detalle que me dejó un poco disconforme con el escritor. La mayor parte de los personajes del libro son fascinantes y expresamente construidos para llamar la atención del lector, cada uno es completamente diferente a los demás y tiene un pasado que o bien se nos cuenta o bien se puede intuir a partir de sus intervenciones en la historia. Con esta variada gama de personajes es lógico pensar que sus protagonistas van a ser excepcionales, sin embargo Rachel no es así para nada. Lo poco que salió fue suficiente para que le cogiese cariño pero eso fue lo único que consiguió provocarme, en general me pareció estar muy poco aprovechada e incluso con muy poca repercusión en la historia. Era más una trama que un personaje. Me da mucha pena ya que he leído varios libros de este escritor y sé perfectamente la gran capacidad que tenía para crear personajes femeninos fuertes, luchadores e inteligentes y creo que en este caso el escritor no fue capaz de plasmar de forma correcta todas esas cualidades en ella. 

En resumen, darle una oportunidad a Wilkie Collins es darle la oportunidad a un gran escritor para hacerte reír, pensar, enfadarte, llorar y enamorarte. La literatura clásica suele ser un género difícil para algunas personas pero si sabes con qué escritor comenzar se convierte en una nueva fuente de historias para disfrutar. Sin duda Wilkie Collins es uno de esos escritores clásicos que pueden gustar a todos los lectores por su gran variedad de historias y estilos. Si os planteáis darle una oportunidad no lo dudéis mucho, por lo menos en mi caso se ha convertido en uno de mis escritores clásicos favoritos. Con respecto a las adaptaciones cinematográficas hay un total de tres, dos películas y una serie. Por el momento sólo he tenido la oportunidad de ver la versión de 1996, a las que corresponden las imágenes de esta entrada y que podéis encontrar subtitulada en Youtube. Esta versión es muy fiel al libro original  y respeta todos los giros de la trama, aunque se pierden muchos detalles de los personajes y la historia que hacen este libro aún más bonito de lo que es. 





"- Sin duda hay hechos en la vida de todos nosotros que no nos gustaría olvidar por completo.
-Espero que sea cierto para la mayoría de personas, señor Blake, pero me temo que en justicia no se puede decir de todas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...