domingo, 17 de abril de 2016

"La ley y la dama" (Wilkie Collins)



"Días después de su boda, Valeria descubre un inconfesable secreto en el pasado de su esposo que amenaza con separarlos. Alentada por su amor, se propone descubrir la verdad, para salvar su matrimonio. Su empeño la lleva demasiado lejos"










Como buena nueva seguidora de Wilkie Collins que soy, he dedicado los últimos meses a leer varios de sus libros y a enamorarme cada vez más del escritor y de sus personajes. En esta ocasión, la novela que me ha cautivado ha sido "La ley y la dama" escrita en 1875 y que ha sido considerada con frecuencia como una de las mejores novelas que escribió en su última etapa y, la verdad, es que no me sorprende en absoluto. 


Este libro, al contrario que otros del autor, está contado únicamente desde el punto de vista de su protagonista, Valeria, una joven inocente y dulce que acaba de casarse con el que considera el amor de su vida, a pesar de los recelos y consejos de sus familiares más próximos. Lo que debía ser una luna de miel de ensueño, poco a poco se va convirtiendo en una ilusión rota cuando el carácter discreto y distante de su marido la impiden acercarse a él, y las pequeñas mentiras que antes había pasado por alto se hacen cada vez más evidentes hasta que resulta imposible seguir ignorándolas. El descubrimiento de que tal vez su marido no sea quien dice ser, empuja a Valeria a enfrentarse a la situación y buscar, por sí misma, la verdad sobre el hombre al que ama y sobre las verdaderas condiciones de su matrimonio. Cuando el secreto sale a la luz, Valeria tendrá que armarse de valor para seguir adelante y retomar la lucha que su marido había abandonado tantos años antes, incluso aunque eso signifique perderle a él, a su familia y su propia reputación. Acompañada por unos pocos y recelosos amigos y por su propia perseverancia, esta admirable protagonista demostrará a toda la sociedad lo que una mujer puede llegar a hacer con tal de aclarar una verdad que muchos han preferido ignorar. 

"La ley y la dama" se ha convertido, junto con "La piedra Lunar" (reseña) en una de mis novelas favoritas de Wilkie Collins, a pesar de que, en comparación con algunos de sus otros libros, este no es tan complejo ni con tantas tramas o personajes. Sin embargo, eso no lo hace menos fascinante ya que la trama es lo bastante envolvente como para atrapar al lector y no permitir que se abandone el libro hasta haber descubierto como va a concluir. Desde el principio, Wilkie Collins nos introduce en el misterio, presentándonos pequeños detalles y sospechas que nos ayudan a construir nuestras propias hipótesis sobre cual puede ser el secreto de Eustace, el marido de Valeria. Sólo tenemos que esperar unos pocos capítulos para que la curiosidad de la protagonista sea más fuerte que las reservas del resto de los personajes y salga a la luz el tan mencionado secreto. A partir de ese momento todo se precipita, el matrimonio de la pareja de tambalea peligrosamente mientras los lectores nos preguntamos si realmente Eustace es culpable del crimen que se le atribuye. Sólo tardé dos tardes en terminar este libro y en ese tiempo no fui capaz de separarme de él, me planteé mil hipótesis distintas y el escritor consiguió negar cada una de ellas presentándome pruebas que, a simple vista, las contradecían. Lo más curioso es que la primera idea que se me ocurrió fue justo la que, al final, sirvió como explicación de todo el misterio. Normalmente no suelo cambiar de opinión en cuanto señalo a un personaje como el culpable, siempre me mantengo firme en mi postura, pero en esta ocasión me he encontrado con un escritor que ha sabido jugar muy bien conmigo y eso me ha gustado, ya que, a pesar de haberlo sospechado, el final siguió siendo una sorpresa para mí. 




Lo que más me ha gustado ha sido la protagonista. En los libros que he leído hasta ahora de este escritor, me he encontrado personajes femeninos extremadamente fuertes, como por ejemplo Marian de "La dama de blanco". Sin embargo, siempre me he preguntado por qué estas mujeres están relegadas a un segundo plano en los libros de Wilkie Collins, alabadas por el escritor pero nunca protagonistas. Me ha gustado mucho encontrarme en este con una protagonista femenina fuerte, decidida, inteligente y perseverante; que no necesita la ayuda o apoyo de su marido para luchar por lo que ella cree que es correcto y que tampoco se limita a obedecerle cuando él trata de detenerla. Incluso cuando el escritor trata de plasmar las ideas de la época sobre el género femenino, es evidente (o al menos esa es mi opinión) que no las comparte y que incluso se burla de ellas gracias a personajes como Valeria, quien demuestra mucha más inteligencia de la que su sociedad le atribuía a su sexo. 



Lo que menos me ha gustado, lo exagerados que pueden llegar a estar algunos de los personajes, llegando incluso a rozar la parodia en algunos momentos. Diré en defensa del escritor que esto sólo se da en dos de ellos y que se intenta dar una explicación razonable para su estado pero, aún así, es algo que me resultó tan exagerado y alejado de lo que Wilkie Collins suele hacer que no me terminó de convencer. 

En resumen, adoro a este escritor, cada nuevo libro suyo que leo más convencida estoy de que se trata de uno de los mejores escritores del siglo XIX y "La ley y la dama" es un muy buen ejemplo de ello. Se lo recomiendo a todos aquellos a los que les guste la literatura clásica o a los que tengan intención de empezar a leer este género ya que es un libro sencillo y rápido de leer, con una trama muy entretenida y una protagonista luchadora y valiente que nada tiene que envidiar a muchas otras. 





"- ¿No debe importarme que tu madre diga que se compadece de tu esposa? Eres muy injusto, Eustace, al acusarme de curiosidad por no querer aceptar la situación en la que me has puesto. Tu cruel silencio es la nube de mi felicidad y una amenaza para mi futuro. ¿Y me culpas por sentirme decepcionada? Dices que me entrometo en asuntos que sólo a ti te incumben; pero no son sólo tuyos: también a mí me afectan. ¡Amor mío! ¿Por qué me tienes a oscuras?

- Por tu propio bien [...] Escúchame bien, y te lo digo por primera y por última vez, Valeria. Si alguna vez descubres lo que ahora te oculto, desde ese momento tu vida será una tortura y tu tranquilidad habrá terminado. Tus días se llenarán de terror y tus noches de pesadillas, sin que yo tenga la culpa. ¡Fíjate bien! ¡Sin que yo tenga la culpa! No verás más que motivos de desconfianza y miedo, y estarás cometiendo la mayor injusticia conmigo [...] Te amo Valeria. A pesar de todo lo ocurrido, pongo a Dios por testigo de que te amo más que nunca"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...