domingo, 8 de mayo de 2016

"Fitzwilliam Darcy, un caballero" (Pamela Aidan)


"¿Quién es realmente Fitzwilliam Darcy?" 
"En «Una fiesta como ésta», Pamela Aidan contesta por fin a esa pregunta. En su primer libro de su trilogía «Fitzwilliam Darcy, un caballero», nos vuelve a presentar a Darcy en el momento en que visita Hertfordshire con su amigo Charles Bingley y nos descubre la oculta perspectiva de Darcy sobre los acontecimientos de «Orgullo y prejuicio». A medida que Darcy pasa más tiempo en Netherfield, supervisando a Bingley y resistiéndose a los implacables asaltos de la señorita Bingley, la atracción a la que se ha resistido por Elizabeth crece, al igual que su preocupación por la relación que mantiene con su opuesto, George Wickham. Completan la trilogía «Deseo y deber» y «Sólo quedan estas tres»"





Durante más de cien años lectores de todas la generaciones hemos tenido en nuestras manos al menos un ejemplar del libro "Orgullo y prejuicio", escrito por Jane Austen y publicado en el año 1813. Hemos disfrutado una y otra vez con la historia de esas cinco jóvenes hermanas y de las lecciones que su autora nos ha transmitido a través del tiempo. Sin embargo, la mayor parte de nosotros también leíamos la última página y nos preguntábamos cómo era realmente el señor Darcy, qué sentía él cuando veía a Elizabeth, por qué había sido tan orgulloso durante sus primeras apariciones. Jane Austen nos daba respuesta a esta pregunta en su obra pero, en el fondo, esto no era suficiente, siempre hemos necesitado más. Durante ocho años, la escritora Pamela Aidan se ha esforzado y trabajado por dar respuesta a estas preguntas en su trilogía "Fitzwilliam Darcy, un caballero", cosa que, desde luego, ha conseguido.




La historia empieza casi al mismo tiempo que el libro original, en la fiesta de Meryton donde el mejor amigo de Darcy, el señor Bingley, queda irremediablemente prendado de Jane Bennet, la joven más hermosa y dulce de toda la localidad. Conociendo el carácter ingenuo de su amigo, Darcy decide vigilarle discretamente para asegurarse que, en esta ocasión, el joven no se estaba metiendo en un problema del que luego no podría salir. Su personalidad, mucho más fría y altiva que la de su amigo en seguida le gana el desprecio de todos los presentes y, especialmente, el de la hermana de Jane Bennet, Elizabeth a quien Darcy había insultado sin ser consciente de que ella le estaba escuchando. Durante los meses siguientes los Bingley y las Bennet mantienen una estrecha relación que pone de manifiesto las malas costumbres y la ambición de la mayor parte de los miembros de la familia Bennet. Esto pone a Darcy en alerta sobre el futuro de su amigo y sobre el suyo propio cuando se da cuenta de que se empieza a sentir demasiado atraído por Elizabeth. Preocupado por lo que puede llegar a suceder si mantienen el contacto con las hermanas y convencido de que está haciendo lo mejor para Bingley, Darcy decide intervenir aunque eso suponga engañar y romper el corazón de su mejor amigo. Durante tres libros veremos el efecto que las acciones de Darcy tienen sobre sus amigos y sobre él mismo, además de contemplar de una forma mucho más cercana el cambio que se produce en su carácter a raíz de conocer a la única mujer que no parece amedrentarse ante su posición social y su dinero. 

Tras leer esto tal vez os preguntéis hasta que punto se puede considerar esta trilogía una buena versión de "Orgullo y prejuicio" y si realmente vale la pena arriesgarse a leerla. Pues bien, yo os digo que no sólo vale la pena si no que es el mejor complemento que jamás he leído de mi libro favorito. Pamela Aidan trabajó duramente para conseguir regalarnos esta joya basada tanto en el libro de Jane Austen como en la adaptación de 1995 llevada a cabo por la BBC y protagonizada por Colin Firth y Jennifer Ehle. Podéis coger vuestro ejemplar de "Orgullo y prejuicio" y compararlo con esta trilogía y no encontrareis ni un sólo error, ni una sola desviación de la trama, podréis disfrutar de los mismos diálogos y de escenas más extensas que Jane Austen había reducido a párrafos.



"Fitzwilliam Darcy, un caballero" es una trilogía fascinante que no se limita a repetir la historia que tanto amamos, si no que nos muestra más de ella. De su propia mano han salido personajes nuevos que bien podría haber creado Jane Austen y conversaciones que te hacen dudar de quien de las dos lo ha escrito en realidad. La fidelidad que la escritora ha conseguido de la esencia de los personajes es asombrosa porque realmente son los mismos que conocemos en el libro original. La mezcla entre estos y los nuevos personajes nos regala momentos únicos que justifican muchas de las cosas que suceden en "Orgullo y prejuicio" y que nos muestran nuevas facetas de aquellos a los que ya conocemos. Sin ir más lejos, el mejor ejemplo de esto es el ayuda de cámara de Darcy, Fletcher, un amante del teatro de Shakespeare y de la moda, que tiene un papel fundamental en esta trilogía. Su cercanía con Darcy le permite intervenir en numerosas ocasiones sobre los hechos y también sacar una parte del protagonista que en el libro original no somos capaces de conocer hasta el final. 

Por tanto, leer "Fitzwillian Darcy, un caballero" es como leer una nueva historia de Jane Austen, exquisitamente escrita, con tramas que atrapan incluso a los lectores más fieles de la escritora inglesa y que del primer al último libro nos provoca mil emociones distintas: añoranza, diversión, irritación, cariño. Me gusta leer y ver versiones de todo tipo de mi libro favorito, pero esta es, con mucha distancia, la mejor de todas ellas y la única que me atrevo a decir que es imprescindible tras la lectura de "Orgullo y prejuicio"

Lo que más me ha gustado ha sido la perfecta mezcla entre fidelidad e invención que la escritora ha conseguido en su obra. La base es el libro de Jane Austen, pero como he dicho esta trilogía va más allá y no sólo nos cuenta la historia de Darcy y Elizabeth, si no que introduce más tramas y sucesos que afectarán de forma directa o indirecta al argumento original. En esta trilogía no sólo nos encontraremos las historia de amor de las hermanas Bennet, si no que también seremos testigos de tramas de espionaje, mentiras, personajes históricos, seducción y la falsedad de las clases altas que se creen superiores a todos los demás. Todas las tramas encajan perfectamente por lo que en ningún momento se hace forzado ni parece fuera de lugar todo lo que sucede, al contrario, incluso parece perfectamente razonable. 




Lo que menos me ha gustado,
no hubo nada en esta trilogía que no me gustase, y eso que la leí por primera vez hace años, pero sí que es verdad que si tengo que escoger cual de los tres libros me dejó más "indiferente", por decir algo, fue el segundo. El primer y el tercer libro están basados directamente en la novela original, pero el segundo se centra en ese periodo de tiempo en el que Darcy desaparece tras irse de Hertfordshire hasta que vuelve a aparecer en la mansión de su tía, Lady Catherine de Bourgh. Este segundo libro sale directamente de la imaginación de Pamela Aidan y sirve como importante apoyo al cambio que se produce en el orgullo de Darcy. Me dejó más indiferente que los otros ya que apenas salen personajes de la novela original ni sucede nada que hayamos podido leer antes, esto es bueno porque significa que todo lo que sucede es impredecible para nosotros pero puede resultar algo negativo para otras personas que pueden no ver a Darcy aquí. Esto último no es mi caso, los tres libros me encantaron así que en general no les encuentro nada negativo. 


En resumen, esta trilogía es un complemento del libro que Jane Austen nos regaló hace más de un siglo. No es simplemente una extensión o una versión. Para mí, "Fitzwilliam Darcy, un caballero" es una trilogía que completa la historia que ya conocemos y que recomiendo a todos los seguidores de "Orgullo y prejuicio", incluso a aquellos más exigentes porque Pamela Aidan ha conseguido algo que yo no creía posible. Hoy os recomiendo tres libros que valen mucho la pena y que incluso se pueden leer sin tener ni idea de lo que es "Orgullo y prejuicio" ya que se entiende perfectamente sin haberlo leído. Se trata de una trilogía para todo el mundo, no sólo para los fans de Jane Austen. 




"- Si, la vanidad es ciertamente un defecto. Pero el orgullo, en el caso de las personas de inteligencia superior, creo que es válido. 

Elizabeth se dio media vuelta al oír las palabras de Darcy, sin que él supiera si se debía a que se sentía derrotada o a que estaba furiosa. «¡Maldición!» «¡Has sido demasiado duro!» Darcy se mordió el labio y trató de descubrir lo que ella estaba pensando a través de la actitud de sus hombros, pero sin éxito.

- Supongo que habrá acabado de examinar al señor Darcy- dijo la señorita Bingley-. le ruego que me diga qué ha sacado en conclusión- le lanzó a Darcy una sonrisa de conmiseración.

- Estoy plenamente convencida de que el señor Darcy no tiene defectos- concluyó Elizabeth con sarcasmo- él mismo lo admite abiertamente. 

«¡Al suelo pero no derrotado!» Darcy sacudió la cabeza, sin saber si debía reírse u ofenderse por este nuevo ataque. 

- No, no pretendo decir eso- respondió con voz serena. Habiendo decidido intentar otra táctica, siguió hablando con sinceridad-: tengo muchos defectos, pero no tienen que ver con mi inteligencia. No me atrevería a poner la mano en el fuego por mi temperamento. Creo que soy demasiado intransigente, ciertamente demasiado para lo que a la gente le conviene. Quizá se me pueda acusar de rencoroso. Cuando pierdo la buena opinión que tengo sobre alguien, es para siempre"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...