domingo, 9 de octubre de 2016

"Every ugly word" (Aimee L. Salter)

"Cuando Ashley Watson de diecisiete años camina por los pasillos de su escuela secundaria, los matones se burlan de ella y la empujan. No puede pasar un día sin pelearse con su madre. Y no importa lo mucho que lo intente, no puede hacer que su mejor amigo, Matt, se enamore de ella. Pero Ashley también tiene algo que nadie más tiene: una visión literal del futuro. Cuando Ashley se ve en el espejo, puede verse a sí misma a los veintitrés años.

Su antiguo ser ha pasado ya por todo: soportó el bullying, sobrevivió al corazón roto, y escuchó cada fea palabra que sus compañeros le lanzaron. Pero su ser más viejo también está guardando un oscuro secreto: Algo terrible está a punto de sucederle a Ashley. Algo que cambiará su vida para siempre. Algo que incluso su ser más viejo es incapaz de detener"





Gorda, payasa, fea, idiota, anoréxica, jirafa, zorra, puta....¿por qué no te suicidas de una vez?. Cada minuto de cada día, un chico o una chica escucha estas horribles palabras por parte de sus compañeros. Cada una de ellas crea una herida muy difícil de cerrar en su interior. El acoso escolar es un problema que empezó hace mucho tiempo, pero que está saliendo a la luz en los últimos años debido a todos esos casos que acaban en tragedia. Si tú, el que me está leyendo, estás sufriendo acoso escolar cuéntalo. Díselo a tus padres, a tus profesores, a todas las personas que quieran escucharte y a todas las que no quieran hacerlo. Contarlo no te convierte en un cobarde, al igual que todos esos insultos no representan la persona que eres. Y a todos aquellos que no lo sufrís pero sois testigos del acoso que recibe otra persona, contadlo también, porque haciéndolo podéis marcar la diferencia. La protagonista de "Every ugly word" también es una víctima y tiene una historia muy importante que contar. 



Ashley Watson podría haber sido una chica cualquiera en el instituto, podría haber pasado desapercibida o, incluso, ser popular. Pero una terrible decisión tomada con trece años la convirtió en una paria y en el objetivo de todos los insultos y los rumores de sus compañeros. La única persona que siempre se ha mantenido a su lado a sido su mejor amigo, Matt, que no parece ser consciente de hasta que punto está dañada, y por quien ella no puede evitar sentir algo mucho más profundo. Cada día, Ashley sufre por ser odiada por todos y regresa a su casa, donde se siente aún más sola y donde el acoso no acaba. Sin embargo, hay algo que ella está escondiendo y que nadie debe descubrir bajo ningún concepto. Porque de vez en cuando, cuando Ashley se mira al espejo, no se ve a sí misma tal y como es, si no de la forma que va a ser. Al otro lado del espejo, una Ashley de 23 años le responde, la consuela y le aconseja ser fuerte. Porque esa versión mayor de sí misma ya ha pasado por todo ese dolor y quiere ayudarla a hacer lo mismo. Pero hay algo que su versión mayor no quiere contarle, algo que oculta en su mirada asustada y su aire melancólico, algo que parece desesperada por evitar que le suceda a la Ashley actual también. 

Cuando decidí empezar a leer este libro no estaba muy segura de si debía hacerlo. El tema que trata me parece muy serio y muy importante, pero también muy duro. Temía acabar deprimida o que la historia resultase demasiado triste para mí. Sólo voy a decir que habría cometido un gran error si no lo hubiese leído porque me ha encantado. La forma en la que se presenta esta historia es muy original, introducir esa trama de la versión mayor de la protagonista, el espejo... es algo que consigue que te metas completamente en el libro sin olvidar el tema principal que está tratando. La fantasía del libro no le resta ni un poco de seriedad a este tema, pero sí que consigue convertirlo en algo más atractivo para los lectores que, como yo, sean reticentes a leer libros con historias tristes y demasiado reales. 






Desde el comienzo nos encontramos con una doble trama. Todo el libro es contado desde el punto de vista de Ashley, quien por un motivo desconocido se encuentra ingresada en el ala psiquiátrica del hospital. Su nuevo terapeuta le insiste para que le cuente desde el principio que fue lo que sucedió y ella nos lo va contando poco a poco. Por tanto, el libro va intercalando capítulos donde somos testigos de lo que le sucede a la protagonista en el instituto, con capítulo donde el terapeuta interviene y guía la historia. Lo que más me ha gustado de este formato es que cuando nos encontrábamos en esos capítulos del hospital, Ashley hacía comentarios superficiales sobre lo que iba a suceder a continuación. Frases como "eso no fue nada en comparación con lo que sucedió después" o "aquello sólo fue el comienzo" obligan al lector a no poder dejar de leer por la intriga de qué pudo ser aquello tan malo que ensombreció todo lo que ya había sucedido. La intriga va aumentado cada vez más con las promesas de la protagonista, hasta que todo explota y comprendemos que, efectivamente, todo podía ser mucho peor. A partir de ese momento la historia se dispara, aprovechando todo lo que puede esa tensión creada y llevándonos rápidamente a un intenso final, donde Ashley comprenderá muchas cosas sobre sí misma y sobre el dolor. Aimee L. Salter no se anda por las ramas, aunque a veces pueda parecerlo. Cada cosa que sucede en este libro resulta vital para comprender el destino de los personajes, y los capítulos de ambas tramas están combinados con la habilidad suficiente para dejar cada historia justo en el momento más interesante.

La lectura es amena, las páginas van pasando rápidamente si que apenas seamos conscientes y antes de que nos demos cuenta ya hemos llegado al final. Los personajes, aunque escasos, complementan esta historia con su propia oscuridad. Ninguno de ellos es perfecto, algo que vamos aprendiendo junto a la protagonista y que nos duele como a ella, pero todos tienen algo que aportar a la evolución de Ashley. Cada uno de esos personajes, por insignificantes que parezcan, terminan siendo fundamentales para la trama ya que son ellos los que, en el fondo, están construyendo a la chica que se despide de nosotros al final. 



Lo que más me ha gustado es la forma en la que se unió el pasado, el presente y el futuro en este libro. Soy lectora y tendría que haberlo visto venir, pero he de admitir que estaba tan metida en la historia que ni siquiera me di cuenta de que tenía la verdad delante de mis ojos desde el comienzo del libro. El secreto que la Ashley del espejo escondía consigue darle sentido a todo lo que vamos leyendo y hace que veamos la historia de una forma completamente distinta. No me di cuenta de lo que estaba pasando hasta que la propia protagonista nos lo dice directamente y eso que era bastante obvio. Se trata de un simple detalle que o bien captas desde el principio o bien te asalta de forma tan repentina como me sucedió a mí. 

Lo que menos me ha gustado. No lo tengo muy claro, el libro tiene defectos, por supuesto, pero no hay ninguno que me haya llamado especialmente la atención como para considerar que es un problema. Todo lo que en un principio no me convencía, como el chico protagonista por ejemplo, termina teniendo sentido a medida que leemos, y cuando llegamos al final nos damos cuenta de que todo tenía que suceder de esa forma y no de otra. Tal vez si vosotros lo leéis, le encontraréis mil defectos, pero en mi caso no hay nada en particular que destacaría como malo. 

En resumen, "Every ugly word" es un libro de fantasía con una trama muy realista y escrito de una forma absorbente.  Su escritora nos introduce en un drama que está sucediendo con mucha más frecuencia de la que debería y nos trasmite un emotivo mensaje que vale la pena escuchar. Es un libro que se lee con rapidez y que recomiendo a todos aquellos que sintáis un poco de curiosidad. En lo que a mí respecta, vale mucho la pena. 




"-¿Cómo pudiste mentirme? ¿Cómo pudiste dejarme en la oscuridad? ¿Cómo pudiste?
-Ashley, por favor, créeme...
Me detuve en seco. Después me giré hacia ella. Cuanto más me acercaba al espejo, más lejos retrocedió.
- ¿Creerte? ¿Por qué debería creer una sola palabra que sale de tu boca?
- Tienes que dejarme explicarte. Tenemos que descubrir...
Me encontré con sus ojos
-Te odio
Sus llantos cortaron como si hubiera recibido un disparo. 
-No digas eso. No puedes...
-Lo hago. Te odio- desde el día en que esas palabras se habían convertido en un arma contra mí, nunca las había usado hacia otro ser humano. Pero eran verdad. 
- ¡No me puedes odiar! ¡Soy tú!- declaró
Me incliné hasta que estuve a dos centímetros de distancia. La dejé ver la verdad en mi rostro. 
-Exactamente."



3 comentarios:

  1. Excelente tu reseña, amo este libro y realmente lo único que me gustaría cambiar es Ashley y Matt, porque si, sé que el chico no puede ser perfecto, y que el final es "justo" pero a mis ojos él no merece a Ashley.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias y bienvenida al blog! Entiendo perfectamente lo que quieres decir, a lo largo del libro se me hizo muy difícil querer o entender a Matt pero supongo que al final, al ser capaz de cambiar aquello en lo que podría haberse convertido e intentar ser alguien mejor, mi percepción sobre él cambió un poco y le llegué a coger cariño. Para mí él tenía el mismo problema que Ashley, esa inseguridad insana que marcaba todo lo que hacía, sólo que él la manejó de otro modo que le hizo más aceptado para sus compañeros (aunque fuese un mal modo) y no tenía la fuerza de Ashley de salir adelante y enfrentarse a todos aún a pesar de lo que piensen. Me gustó que al final consiguiese sacar otra versión mejor de sí mismo aunque le costase lo suyo tomar esa decisión.

      Pero he de decir que tampoco me habría desagradado otro final en el que Ashley no le necesitase y pudiese salir adelante sola, demostrando que para ser fuerte sólo hace falta uno mismo. Ambos finales me parecen igualmente buenos para el personaje de ella, aunque, como te he dicho, entiendo tu postura ya que Matt no es un coprotagonista fácil de querer.

      Un beso!

      Eliminar
  2. Excelente tu reseña, amo este libro y realmente lo único que me gustaría cambiar es Ashley y Matt, porque si, sé que el chico no puede ser perfecto, y que el final es "justo" pero a mis ojos él no merece a Ashley.

    ResponderEliminar

¿Y tú, qué opinas?...