domingo, 15 de enero de 2017

"La pimpinela escarlata" (Emma Orczy)


"La historia transcurre a finales del siglo XVIII, durante el reinado del Terror, cuando el despiadado gobierno jacobino impuesto tras la Revolución francesa es incapaz de discernir la identidad oculta de un caballero cuyas heroicidades son la ignominia del nuevo régimen. De este justiciero solo se sabe que es inglés y que se hace llamar la Pimpinela Escarlata. Líder de una cuadrilla de diecinueve hombres valerosos, arriesgará todo cuanto posee para salvar de la guillotina a miembros de la aristocracia francesa, en este clásico de aventuras donde abundan el heroísmo, el suspense, el amor, los ideales y la venganza"








En 1789 se inició en Francia uno de los periodos históricos más violentos y sangrientos del país: La Revolución Francesa. Era una época de hambre y marcadas desigualdades sociales que condenaban al pueblo a vivir en una situación de constante inferioridad y pobreza. Los burgueses deseaban más poder para cambiar las cosas, pero el clero y la nobleza eran más numerosos y frustraban todos sus intentos de conseguirlo. Los campesinos se dejaban las manos arando la tierra pero no tenían suficiente ni para dar de comer a sus hijos. Se abrieron heridas imposibles de cerrar y, al final, los ciudadanos tomaron una decisión. El 14 de Julio, burgueses y campesinos se levantaron contra sus opresores y tomaron la Bastilla, una cárcel donde estaban encerrados los opositores del gobierno y que era un símbolo del régimen monárquico. Los señores feudales fueron asesinados y sus propiedades saqueadas. Al menos 15.000 personas fueron guillotinadas en los siguientes años, entre ellos el rey Luis XVI y su esposa María Antonieta. El fin de la monarquía comenzó aquel día, sus razones eran justas pero ¿lo eran también sus medios?



Pimpinela escarlata es un héroe ficticio que nos lleva a aquellos años de miedo y muerte, en los que hombres y mujeres arriesgan sus vidas ayudando a los perseguidos por la Revolución. Nadie sabe quien se esconde tras ese nombre, lo único que se conoce del héroe anónimo es que se trata de un caballero inglés que, ya sea por ideales o por aburrimiento, coordina los rescates de los nobles condenados a la guillotina. Su inteligencia e ingenio dejan en evidencia una y otra vez a los franceses, quienes envían a sus mejores soldados y espías a capturarle. Pero todo intento de tenderle una trampa es inútil, Pimpinela Escarlata siempre escapa de ellos y las víctimas de Madame Guillotine consiguen encontrar refugio en una Inglaterra que se opone a la Revolución. Allí, admirada por la alta sociedad por su belleza, vive también Marguerite Blakeney, una joven francesa que está casada con un noble inglés, Percy, a quien todo el mundo considera un estúpido que sólo se preocupa por ir a la última moda. Ante sus amigos son un matrimonio feliz pero al quedarse a solas no podrían estar más separados. Marguerite esconde un secreto que Percy no puede perdonarle y el amor que ambos sienten queda enterrado por el orgullo. Todo empeora cuando un hombre del pasado de Marguerite irrumpe en sus vidas y pone a la joven contra la espada y la pared: o ella le ayuda a identificar al famoso Pimpinela Escarlata o su hermano será condenado a la guillotina por traidor. 

"La pimpinela escarlata" es uno de mis 12 propósitos de este año y entró en la lista por la simple razón de que me faltaba un sexto libro clásico por elegir y no se me ocurría ninguno. Nunca he sentido mucho interés por leer esta historia y tampoco tenía muy claro de que trataba. Doy gracias a esa lista de año nuevo porque este libro me ha encantado y lo único que lamento es que en España no se hayan traducido el resto de los tomos que componen la saga. Antes de que dejéis de leer esta reseña pensando que no vale la pena empezar un libro que no va a terminar, os diré que la trama tienen un final cerrado, por lo que se puede leer perfectamente como libro único.



La historia me conquistó desde sus primeras páginas, donde se nos muestra tan solo un ejemplo del ingenio de Pimpinela, un héroe muy inteligente al que vamos descubriendo poco a poco a través de los ojos de los otros personajes, pero que nunca llega a acaparar por completo el protagonismo que le pertenece a otros. Toda la historia se va a contar desde los ojos de Marguerite, una mujer que podría haberse quedado en el prototipo de damisela guapa en apuros pero que nos sorprende al ser todo lo contrario. Marguerite es uno de los personajes más inteligentes del libro, aunque a veces no sea capaz de ver lo que tiene delante de sus ojos, y su audacia y valentía sólo son comparables con las del héroe que da nombre al libro. Como protagonista femenina rompe muchos estereotipos y es una de las mejores cosas que tiene el libro. En contraposición con ella, tenemos a su marido Percy que muchas veces nos hace preguntarnos cual es su verdadero papel en la historia. Se trata de un hombre superficial que sólo parece preocuparse por la ropa que lleva puesta. Se nota que es una buena persona, que quiere mucho a su esposa pero que su inteligencia no está a la altura de la de ella y termina siendo el blanco de muchas burlas por parte de sus amigos. Sin embargo, Emma Orczy no perdió el tiempo metiendo personajes innecesarios en su libro y, poco a poco, Percy nos demuestra que es mucho más de lo que muestra a simple vista. Lo cierto es que no sabría decidir quien es mi personaje favorito en este libro, ya que tanto Marguerite, Percy como Pimpinela me han conquistado a partes iguales. 

El libro se lee muy fácilmente, continuamente están sucediendo cosas nuevas y no da tiempo a aburrirse con él. Es una historia ligera, ideal para momentos en los que no buscamos nada excesivamente complicado pero sí muy entretenido. En mi caso, ni siquiera me di cuenta de lo rápido que se iban pasando las páginas, hasta que llegué al final y me tuve que despedir de los personajes. 

Lo que más me gustado ha sido la escena del jardín entre Marguerite y Percy, justo después del baile. En esa escena tenemos la oportunidad, por primera vez, de intuir el tipo de hombre que es realmente Percy y qué carácter se oculta bajo toda esa superficialidad. Además es la primera interacción real que tiene la pareja ante el lector. Hay tantas emociones y tensión en esas páginas que no es raro que se convirtiese en mi capítulo favorito. Eché en falta más interacciones de ese tipo entre los dos personajes ya que su relación es una de las cosas que más me gustan del libro. Creo que encajan perfectamente el uno con el otro y me hubiera gustado saber más de cómo se conocieron o cómo se dio su relación. 

Lo que menos me ha gustado, además de que el resto de la saga no fuese traducida en español, ha sido que, aquellos lectores que busquen aprender un poco de la historia francesa en este libro, se van a llevar una decepción. "La pimpinela escarlata" es un libro de aventuras pero no una novela histórica por lo que no cuenta nada sobre cómo se inició la Revolución o cómo se llevó a cabo, lo único que aporta es lo básico y necesario para el desarrollo de la trama. Aquellos que busquéis ampliar vuestros conocimientos  sobre ese tema, no os recomiendo este libro. 

En resumen, este es el primer libro que leo este año y no podría haber empezado con mejor pie."La pimpinela escarlata" es un libro de aventuras que cumple con lo que promete: personajes valientes, situaciones de peligro, giros inesperados, un héroe, un villano y una bonita historia de amor. Si os gustan este tipo de novelas, no dudéis en darle una oportunidad. Con respecto a adaptaciones cinematográficas, se han hecho varias de este libro, las que destacan son las películas de 1924 y 1982, y una serie de 1999. 




"-Pero usted, ciudadana es hija de Francia, y debería estar dispuesta a ayudarla en momentos de grave peligro.
-Mi hermano Armand está dedicado en cuerpo y alma a Francia- replicó orgullosamente- yo no puedo hacer nada... aquí, en Inglaterra. 
- Sí, sí puede...aquí, en Inglaterra, sólo usted puede ayudarnos ciudadana...¡Escucheme con atención! estoy aquí en representación del gobierno republicano; mañana iré a Londres a presentar mis credenciales al señor Pitt. Una de las misiones que debo llevar a cabo es averiguar lo más posible sobre la Liga de la Pimpinela Escarlata [...] a pesar de todos los esfuerzos de mis espías, no han conseguido averiguar quién es. Los demás son simples instrumentos, mientras que él es el cerebro que, bajo un extraño anonimato, trabaja en silencio para aniquilar a Francia. Mi intención es destruir ese cerebro, para lo cual necesito su ayuda. [...] busque a ese hombre por mí, ciudadana, búsquelo en nombre de Francia"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú, qué opinas?...