domingo, 5 de febrero de 2017

"Desconexión" (Neal Shusterman)

"¿Qué harías si decidieran desconectarte?Connor, Risa y Lev tal vez consigan escapar..., pero ¿sobrevivirán?Tres vidas distintas. Una ley implacable. Un único final. Solo si llegan a los dieciocho podrán evitarlo.La Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como «Guerra Interna», fue un conflicto prolongado y sangriento que concluyó con una resolución escalofriante: la vida humana se considerará inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño cumpla los trece años, entre los trece y los dieciocho años de edad, sin embargo, los padres pueden decidir «abortar» a su hijo de modo retroactivo... con la condición de que el hijo, desde un punto de vista técnico, no muera. Al proceso por el cual se acaba con él al mismo tiempo que se le conserva con vida se le llama «desconexión». Actualmente, la desconexión es una práctica frecuente y socialmente aceptada"


Hay muchas cuestiones sobre las cuales la sociedad no es capaz de ponerse de acuerdo y nunca logrará hacerlo. El aborto es uno de esos temas y, tal vez, uno de los más delicados ya que los argumentos de ambos bandos son, al menos para mí, parcialmente comprensibles. ¿Tenemos derecho a decirle a una persona lo que debe o no debe hacer con su cuerpo?, ¿decirle cómo debe vivir su vida? y por otro lado, ¿tenemos derecho también a decidir sobre el destino de un ser que ya ha empezado a formarse?¿no existen otras alternativas para él?... Son muchas las circunstancias y los matices que dan lugar a diversas interpretaciones de la situación y que pueden variar nuestra respuesta. Personalmente, creo que esta es una decisión que solo le corresponde tomar a la persona que debe enfrentarla, y nadie debería decidir por ella o juzgarla una vez lo haya hecho. "Desconexión" es el inicio de una saga que no pretende resolver ese debate, sino mostrarnos sus dos caras y animar al lector que decida por sí mismo. Al menos, así lo he interpretado yo, aunque es lo bastante ambiguo como para que cada uno pueda hacer su propio análisis.



Ambientado en una sociedad futura, este libro nos muestra como Estados Unidos ha firmado un tratado mediante el cual protegen la vida desde el mismo momento de su concepción, prohibiendo cualquier tipo de interrupción del embarazo. Sin embargo, desde el momento e el que la persona cumple los trece años hasta los dieciocho, sus padres pueden tomar la decisión de "desconectar" a sus hijos. Esta práctica, alternativa al aborto, permite deshacerse de un hijo no deseado pero asegurando la vida del mismo, ya que sus órganos y distintas partes de su cuerpo serán reutilizados en la práctica médica. Connor, Risa y Lev son tres jóvenes de distintas edades que no se conocen, pero que comparten un destino común que es la desconexión. Cuando el intento de huida de Connor provoca el caos en la ciudad, las vidas de los tres se cruzarán, dándoles una oportunidad única de decidir por sí mismos cual es el futuro que quieren tener. Comenzarán entonces una lucha a medio camino entre el ataque y la huida, en el que se enfrentarán a una sociedad que se ha vuelto insensible y ciega a su sufrimiento, que ya no les considera seres humanos y que sólo les ven como portadores de órganos que ya no se merecen tener. La pregunta es, ¿pueden tres niños enfrentarse solos a un sistema aparentemente perfecto? ¿podrán encontrar la forma de sobrevivir hasta que cumplan los 18 años?... ¿valdrá la pena?. 

Cuando terminé de leer este libro lo primero que pensé fue que sería muy interesante poder discutirlo con una persona con creencias contrarias a las mías y ver como lo entendió. No sé si al leerlo lo compliqué más de lo que el escritor pretendía, pero realmente me parece que es una historia que está planteada de tal modo que se puede interpretar de varias formas distintas. En este primer libro nos encontramos con una sociedad llena de hijos no deseados o problemáticos que son entregados al gobierno para su desconexión. Bebés que son abandonados delante de las casas de personas que tendrán que hacerse cargo de ellos incluso aunque no los quieran. Niños y niñas que tendrán que cuidar cada uno de sus comportamientos y convertirse en los hijos perfectos para evitar que sus padres firmen los papeles que harán legal deshacerse de ellos. Llega un momento, que al igual que Risa, nos preguntamos: ¿qué es peor? ¿tener decenas de miles de bebés que nadie quiere, o desembarazarse de ellos silenciosamente antes de que nazcan?. Es una pregunta dura, y difícil de contestar, pero muy interesante. Lo bueno de este libro es que nos presenta muchos casos distintos, en algunos el nacimiento de estos niños suponía una vida de sufrimiento para ellos, en otros era su salvación, de forma que nos presenta numerosos argumentos en los que pensar.  


 "Desconexión" me ha parecido una lectura muy reflexiva donde se debate sobre varios temas de diversa índole, pero con un acercamiento juvenil que lo hace apto para lectores de edades muy diferentes. A su vez, los personajes encajan perfectamente con el estilo del argumento ya que no son los típicos personajes perfectos que nos podemos encontrar en cualquier otra novela. Los tres protagonistas tienen defectos o se comportan de formas que a veces el lector podría cuestionar, especialmente Connor y Lev, quienes toman decisiones que pueden ser egoístas o completamente equivocadas. Sin embargo, esa dualidad es lo que les hace humanos y le dan más fuerza al libro. Esta característica se extiende también a los personajes secundarios, lo que consigue que podamos llegar a sentir compasión por aquellos que hemos odiado desde el principio o viceversa. De hecho, éstos, a pesar de su menor importancia, terminan siendo tan interesantes como los protagonistas. 

En conjunto, hay muy pocas cosas de este libro que no me hayan gustado. Me parece que está muy bien planteado y la forma en la que Neal Shusterman lo ha escrito demuestra el gran trabajo que hay detrás, ya que cada detalle, por mínimo o trivial que parezca, termina teniendo sentido a medida que la lectura avanza.  Normalmente los primeros libros suelen ser muy introductorios, dejando todo su potencial para las siguientes partes, pero en este caso el primer libro se arriesga y empieza con mucha fuerza, lo que me lleva a preguntarme como será el resto de la saga. 

Lo que más me ha gustado es que el escritor no se posiciona en el debate a favor o en contra del aborto, al menos no en este primer libro. Nos presenta situaciones pero intenta no juzgarlas, de forma que sea el lector quien que extraiga sus propias conclusiones en un sentido u otro. No sé como va a desarrollarse la saga a partir del punto donde lo dejó "Desconexión" pero por el momento me ha gustado esa ambigüedad.

Lo que menos me ha gustado es que a veces el libro perdía un poco el sentido realista que predomina en su mayor parte. Entiendo que está ambientado en una sociedad "futurista" sin embargo algunas de las escenas relacionadas con los trasplantes de órganos y sus consecuencias en los receptores, no me parece que tuviesen mucha lógica. Esas escenas fueron las que menos entendí y hay cosas que no me acabaron de convencer. De todas formas, eso no resta ningún interés al libro y es sencillo pasarlo por alto. 

En resumen, si me preguntáis os diría que le dieses una oportunidad a este libro. No es solamente una historia con la que podamos pensar en temas poco habituales en la literatura juvenil, sino que la trama es trepidante y nos mantiene en vilo a lo largo de sus 416 páginas. Espero que si le dais una oportunidad os guste. 




"- La gente no debería hacer muchas cosas- añade Connor. Sabe que los dos tienen razón, pero eso no cambia nada. En un mundo perfecto, todas las madres querrían tener a sus bebés, y los extraños abrirían su casa a los no queridos. En un mundo perfecto todo sería blanco o negro, correcto o incorrecto, y todo el mundo vería con claridad la diferencia. Pero este no es un mundo perfecto. El problema es la gente que piensa que lo es- Bueno, yo sólo quería que lo supierais."

2 comentarios:

  1. mmm Es de las novelas que tengo pendientes por casa y que por ser de aire juvenil me da pereza porque tengo la sensación de que me sabrá a poco... Pero bueno, supongo que terminaré al menos intentando leerla, y más con lo bien que la pones. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunas cosas no deja de ser una novela juvenil pero es muy entretenida y los temas que trata merecen mucho la pena. Besos!

      Eliminar

¿Y tú, qué opinas?...