sábado, 14 de octubre de 2017

Top de libros de mi infacia


¡¡Buenas días, lectores!! Estos días he tenido un ataque de nostalgia y he estado buscando todas esas maravillosas lecturas que marcaron mi infancia y que me hicieron soñar de tantas maneras distintas. Sé que hay muchos libros que se han quedado en el olvido con el paso de los años, pero he intentado recordar los máximos posibles para poder compartirlos con vosotros y ver si coincidimos en alguno. La clasificación de los libros obedece al orden cronológico en que recuerdo haberlos leído. Y el que ocupa el primer lugar es...



1. "El dragón de Jano" escrito por Irina Korschunow




Siempre he amado los libros, incluso antes de aprender a leer, es algo que viene de familia. De hecho, no soy capaz de recordar una época en la que no tuviese algún cuento entre manos, aunque me tuviese que inventar lo que ponía en ellos. "El dragón de Jano" no fue el primer libro que leí, pero sí el primero que marcó mi vida. No puedo describir con palabras lo que este libro significa para mí, la cantidad de emociones que me trae cuando veo su portada. Durante mi búsqueda de estos días no recordaba cual era su título, pero no me rendí sabiendo que tarde o temprano tendría que encontrarlo. Cuando por fin sucedió se me escaparon las lágrimas ante la cantidad de recuerdos que trajo consigo. Pude recordar perfectamente la noche que mi madre puso el cuento en mis manos y me dijo que la avisase cada vez que acabase un capítulo para decirle que había pasado en él. No sé cual era el objetivo al pedirme eso, pero sí sé que enseguida se arrepintió, ya que devoré un capítulo tras otro sin tomarme apenas tiempo entre ellos. 

"El dragón de Jano" es la historia de un niño con sobrepeso que tiene que soportar constantemente las burlas de sus compañeros de clase, hasta que un día traza el dibujo de un dragón en la arena y, para su sorpresa, éste cobra vida. Todo cambió en ese momento para él... y también para mí. Sé, sin lugar a dudas, que si tuviera que echar la vista atrás y señalar el libro que lo empezó todo, sería éste. 



2. "Aniceto, el vencecanguelos" escrito por Consuelo Armijo




"Aniceto, el vencecanguelos" no tardó mucho tiempo en llegar a mi vida después del impacto de "El dragón de Jano". Si bien no me llegó a enamorar tanto como el anterior, la historia de este miedoso niño con el que todo el mundo se mete me llegó al corazón. Capítulo tras capítulo Aniceto se esfuerza por vencer sus miedos y convertirse en una persona distinta y más valiente a la que es al comienzo de la historia. No recuerdo mucho de mi experiencia con este libro, pero sí recuerdo que me gustaba releerlo y ver como Aniceto se enfrentaba a todo y a todos. 




3. "Los cinco" escrito por Enid Blyton



Y pronto llegamos a la primera gran saga de mi vida. Antes de "Harry Potter", antes de "Vampiratas", estuvo otra serie de libros que marcó un antes y después en mi vida. 21 libros que narraban las sorprendentes aventuras de cuatro niños y un perro que se enfrentaban a ladrones y contrabandistas que ni siquiera la policía conseguía capturar. "Los cinco" es una colección que va pasando de una generación a otra y de la que, muy probablemente, todos hayáis escuchado hablar alguna vez. Yo estaba, literalmente, obsesionada con estos libros. Fueron mis padres los que se empeñaron en comprármelos y nunca podré agradecérselo lo suficiente. 

Recuerdo perfectamente el primer libro, "Los cinco y el tesoro de la isla", y de cómo consiguió provocar algo que muy pocas veces se ha repetido desde entonces. Estaba sentada en el asiento trasero del coche de mi padre, leyendo las primeras páginas del libro, y entonces me metí tanto en la historia que terminé olvidando dónde me encontraba. Aún me veo saltando sobresaltada por culpa de la bocina de un coche y asustarme al no ser capaz de entender dónde estaba. Cada libro que ha caído en mis manos desde entonces lo he leído con la esperanza de que esa experiencia se repitiese. No hace falta deciros que es una búsqueda que aún no ha terminado. 



4. "Todos mis monstruos" escrito por Thomas Brezina




Por supuesto, "Los cinco" sólo fue el inicio de mi historia con las sagas. Tras ese grupo de amigos llegó otro un tanto peculiar: "Todos mis monstruos". Cómo iba a esperar Max, ese niño protagonista de diez años, que aquel día en el parque de atracciones, su vida cambiaría cuando descubriese la guarida del último grupo de monstruos que, supuestamente, existe. "Todos mis monstruos" fueron 10 libros que marcaron fuertemente mi infancia y de cuyos tomos no podía separarme bajo ningún concepto. Me gustaban tanto las aventuras que vivían y los personajes, que muchas veces soñaba con encontrar a ese grupo de monstruos y hacerme su amiga. Estoy casi segura de que incluso me inventaba historias nuevas sobre ellos. Además, ésta no fue sólo una de las primeras sagas de mi vida, sino que en sus páginas se encontraba también uno de mis primeros grandes amores: el pequeño Frankesteinete, cuya foto podéis ver a la derecha. Ya entonces me gustaban los chicos listos y sacados de otro siglo, hay cosas que no cambian. 



5. "El pequeño vampiro" escrito por Angela Sommer-Bodenburg




"El pequeño vampiro", la tercera gran saga de mi infancia y la que más dolores de cabeza le dio a mi padre durante años. Y es que yo, antes de conocer la existencia de estos libros, me había enamorado perdidamente de la película que lleva el mismo nombre y que se estrenó en el año 2000. Mi obsesión llegó a tal punto que cada fin de semana, cuando mi padre y yo íbamos al videoclub, siempre le rogaba que me dejase alquilarla una vez más. La costumbre se hizo tan repetitiva que la dueña del local ya me tenía preparada la película cada vez que entraba. Imaginaros lo que sucedió cuando descubrí que habían sacado la idea de una saga de libros. Durante muchos años "Los cinco", "Todos mis monstruos" y "El pequeño vampiro" fueron las sagas de libros más importantes para mí. 



6. "Matilda" escrito por Roald Dahl



Todos conocemos este libro, o, al menos, su película. No hay mucho que pueda decir de él que no conozcáis ya y no hay ninguna duda de que es un libro muy recomendado para todas la edades. A mí me gustaba muchísimo cuando era pequeña, porque me identificaba mucho con la pasión de Matilda por libros. Sin duda, es una historia que leí varias veces por aquel entonces y que me gustaría releer ahora que tengo más edad y una visión distinta del mundo. 



8. "Superlópez" escrito por Jan y Efepé




Cuando era pequeña los cómics me encantaban: "Zipi y Zape", "13- Rue del Percebe", "Las witch", "Las Winx", etc. Prácticamente me leía todos los que caían en mis manos. Sin embargo, sin saber muy bien como, con el paso del tiempo fui perdiendo esta costumbre hasta llegar a un punto en el que no leo cómics, ni tengo ni idea de lo que destaca dentro de ese género. Es una situación que me encantaría solucionar, y tengo la esperanza de poder hacerlo, pero por el momento lo único que sé de cómics es lo que leía de pequeña. Y, cuando echo la vista atrás, las historietas que sin duda destacan son las de "Superlópez"

Esta parodia de Superman retrata al superhéroe más torpe del planeta. Al pobrecito mío todo lo salía mal, pero lo que yo me reía con él no tiene nombre. Sus desventuras me gustaban tanto que cada poco tiempo acudía a la biblioteca del colegio para coger alguno de los pocos tomos que tenían de la colección y la leía una y otra vez. La verdad es que me gustaría poder volver a leerlos, ya que me consta que llegaron a tener bastante carga social en sus historias. 



9. "Witch" escrito por Elisabetta Gnone, Alessandro Barbucci,y Barbara Canepa




No sé si los que me leéis nacisteis muy pronto o muy tarde para haber caído en la fiebre "Witch", pero si sois de mi época recordaréis la obsesión que muchas niñas llegamos a tener por esta saga de cómics. Yo particularmente la adoraba. Me encantaban las tramas, los personajes, la magia... seguí esta saga durante muchos años, hasta que me hice demasiado mayor para ella, pero sigo recordándola con mucho cariño. Ese grupo de amigas, con personalidades y orígenes distintos, que tienen poderes basados en los cuatro elementos de la naturaleza y que se enfrentan a villanos de lo más variados me hicieron soñar durante mucho tiempo. Al igual que me pasaba con "Todos mis monstruos" llegué a inventar mis propias historias sobre ellas y pasaba tardes enteras jugando a que era una más del grupo. También recuerdo que mis personajes favoritos eran Cornelia y el Oráculo, y que tenía una réplica del collar de Kandrakar que no me quitaba nunca. No hay duda de que fue una de las sagas que marcó mi infancia. 



10. "Manolito gafotas" escrito por Elvira Lindo




La primera vez que leí a "Manolito gafotas" lo hice porque era una lectura obligatoria en el colegio, y fue una de las mejores lecturas que el profesorado pudo haber escogido. Nunca había oído hablar de esos libros, pero en cuanto leí el que nos había asignado me obsesioné. Ya no recuerdo mucho de las historias ni de los personajes, pero tengo un buen recuerdo de ellos y de lo divertidos que eran los libros. Además, creo que había una serie de televisión, o unas películas que yo veía con mis padres cuando era pequeña. No lo sé, no me acuerdo bien, pero voy a buscarlo y, quien sabe, tal vez me anime a volver a leer alguno de los libros. 



11. "Harry Potter" escrito por J.K. Rowling




Probablemente ya os estaríais preguntando donde se encontraba la saga de "Harry Potter" en esta lista y cómo era posible que aún no apareciese. La razón por la que está casi al final de esta entrada, es porque esta saga abarcó tanto el final de mi infancia como toda mi adolescencia, por lo que he preferido ponerla en esta posición aunque la empezase a leer antes que otros libros que ya he mencionado. 

"Harry Potter" es una de las sagas de mi vida. Ha sido y sigue siendo muy importante para mí, y la vuelta de ese mundo con las películas de "Animales fantásticos" me ha emocionado y ha reavivado toda esa pasión que siento por la saga. Sin embargo, tengo que hacer una confesión que nunca había hecho en este blog. Cuando esta saga empezó a ser publicada en España a mí no me gustaba nada. Y no es que la hubiese leído y mi opinión no fuera buena, es que se hizo famosa tan rápido y de una forma tan radical que automáticamente sentí rechazo hacia ella. Es una tontería, y no se pueden juzgar las cosas de esa manera, pero era tanta la sobrecarga de información que había de la saga que me aburrí antes incluso de empezarla. Esas mismas navidades mis padres me regalaron el primer libro y yo no entendía el motivo, así que se quedó en la estantería durante bastante tiempo. Sin embargo, al cabo de unos meses mi hermana me retó diciendo que nunca sería capaz de leer una saga como esa. Y yo, que soy muy consciente de que algún día moriré por un "no hay huevos", acepté el reto. Evidentemente fue entonces cuando comenzó mi obsesión. 



12. "Vampiratas" escrito por Justin Somper




Y para finalizar esta entrada, no podía dejar fuera la maravillosa saga "Vampiratas". Sí, mucho antes de la publicación de "Crepúsculo" y del boom vampírico, un escritor llamado Justin Somper ya había explorado este género dentro del ámbito juvenil y con un mundo en el que piratas y vampiros piratas se enfrentaban por el control del mar (la saga es mejor de lo que suena). Al igual que con "Harry Potter", esta saga ocupó el final de mi infancia y buena parte de mi adolescencia. 

Empezar a leer esta saga fue causa de mi padre. Unos días antes yo había quedado segunda en un concurso de relatos del colegio, y el premio era un vale para comprar al menos dos libros en una librería del barrio. Inicialmente yo sólo quería coger uno que había visto unos días antes (ni me acuerdo de cual era), pero cuando mi padre vio el de "Vampiratas, demonios del océano" me convenció para que lo cogiese también. Le hice caso a regañadientes pero resultó que mi padre tenía razón, el libro me enamoró por completo y la saga se convirtió en mi favorita, por delante incluso de "Harry Potter".  Yo amaba la saga de J.K. Rowling, la cual también era una de mis favoritas, pero "Vampiratas" tenía algo muy especial que me hechizó por completo.

El motivo por el que tantos años después estoy más conectada a la saga de Rowling que a la de Somper, se debe a que, mientras los personajes de la primera crecían con el lector, los del segundo se quedaban prácticamente en la misma edad durante los 6 libros que componen la saga. Eso se notaba demasiado, y más teniendo en cuenta que fueron sagas cuyas publicaciones duraron varios años. Además, el último libro de "Vampiratas" no supo, a mi parecer, finalizar correctamente la historia y dejó demasiados cabos sueltos. A pesar de todo, los libros de Justin Somper fueron muy, muy, importantes para mí y les guardo un gran cariño. Y por supuesto también contuvieron a uno de los grandes amores literarios de mi infancia: Lorcan Furey (digno sucesor de Frankensteinete. En serio, tengo un problema con los chicos de otro siglo)




Y estos son los libros que marcaron mi infancia y el comienzo de mi adolescencia. Me ha encantado escribir esta entrada y espero que a vosotros os guste tanto como a mí. Contadme si hemos compartido alguna lectura o cuales fueron las más importantes para vosotros. ¡¡Nos leemos!!

2 comentarios:

  1. Que haya leído coincidimos en Los cinco, Matilda, Manolito Gafotas y Harry Potter.
    Los cinco los conocí gracias a que mi padre conservaba alguno de su infancia, y después me regalaron el resto, así que acabé enganchada a esa serie de aventuras. Puede que alguno lo leyera varias veces.
    Matilda, qué decir, igualmente me sentía tan identificada con esa niña loca por los libros... Después de leer el libro me encantó verlo en película. Tal vez fue una de las primeras adaptaciones de novelas que disfruté.
    De Manolito Gafotas sin embargo no he sido gran fan, guardo un vago recuerdo de esos libros y tampoco leí muchos.
    Y en cuanto a Harry Potter, casi sobran las palabras. Recuerdo que hubo una época en la que mis padres se reían de que cada vez que conocía a alguien mi pregunta estrella era "¿Has leído Harry Potter?". Y también recuerdo cómo mi madre me sugería comprarme esos libros cuando estaba suscrita al Círculo de Lectores y yo decía que no, que tenían pinta de ser un rollo. Al final fueron un regalo de cumple muy decepcionante...hasta que empecé a leerlos y noté con sorpresa que no podía parar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Caminante!. Está visto que el libro de "Harry Potter" fue el regalo estrella de nuestros padres cuando éramos pequeños, no se lo pensaron demasiado. Me consuela, al menos, saber que no fui la única que tuvo una primera impresión negativa de los libros xd.

      Eliminar

¿Y tú, qué opinas?...